domingo, marzo 13, 2016

Mapoe dofarlún (Poema lunfardo)

Cuentan que el lunfardo era la forma más común de comunicarse para los malevos de Buenos Aires en su tiempo. Al invertir las palabras, era casi imposible entender lo que decían sin tener la clave, que era volver a ordenar las sílabas para descifrar lo que querían decir.

En los tiempos que corren, surgieron varias técnicas literarias para enriquecer a las clásicas, y entre éstas se encuentra el uso del lunfardo en diversos escritos y demás obras artísticas, que pueden ser prosas o poemas, entre otros.

Les dejo uno de estos últimos en su versión original, para que vean el efecto que crea, y al lado la traducción.

Nota: clic en la imagen para ampliar.

Poema lunfardo (Mapoe dofarlún)

miércoles, enero 20, 2016

Un poema: La espiga

Uno de los tres poemas que fueron publicados en el libro Tinta, palabra y papel en su edición más reciente. Al igual que el cuento, también es un escrito con base bíblica.


La espiga


Cuatro cristales le forman la espiga.
Ella yace de silencio arraigada.
En el campo, sólo está la luz del día.

No es María. Es otra virgen
que se ha perdido en el agua
y ha resurgido en el iris.

En la tierra del descanso,
ilumina la existencia
y yo mezco en el remanso,

y en el trigo de mi pueblo
tiembla su cuerpo bendito
como un tesoro secreto.

jueves, enero 14, 2016

Un cuento bíblico: El origen de Martina

Les comparto una de las dos historias que fueron publicadas por La Hora del Cuento: El origen de Martina, la cual habla del origen del nombre con una mezcla entre humor y etimología y se enmarca en la época de la Biblia, basándose en parte en sus sucesos.

El segundo relato, Por las cavernasva a ser publicado dentro de poco en la colección de cuentos El mazo y el café en su edición para PC y anunciado en mi página de escritor y en el blog. A estar atentos.

El origen de Martina

Dicen que por aquel tiempo, cuando se estaba gestando la Creación, Dios y los suyos buscaban darles comodidad a sus criaturas. En cierto momento, le dijo Dios a Jesús:

-Hijo mío, ¿y si dejamos en este sitio una bañera para que se mantengan limpios Adán y Eva?

-Podría ser. ¿Por qué no?- contestó el Mesías, y pidió que surgiera la bañera y así fue.

Y, con el surgimiento de la bañera, la usaron durante muchos años los dos primeros habitantes de este mundo, sus descendientes y hasta los animales, mas, cuando fueron expulsados nuestros primeros padres del Paraíso Terrenal, quedó abierta por accidente la canilla que estaba debajo de la ducha.

Pasaron y pasaron miles de años durante el derrame. La grifería era producción directa del Reino de los Cielos, y, por lo tanto, a menos que Él lo decidiera, era imposible que se detuviera la gran vertiente.

En un momento, el principal de nuestros protagonistas -el Maestro- decidió que no quería que el suministro fuera infinito. Sería mejor cortarlo y enseñarles a los humanos a no desperdiciar el valioso recurso. Decidió entonces el Creador que hubiera verano e invierno y que en el verano se llenaran los cántaros, los mares y los ríos con agua, pues éste sería el nombre del nuevo elemento.

Cuenta la historia que la primera de las mujeres que vivieron a orillas de aquel mar fue Martina. Dios me contó una vez cuál fue el propósito.

-Querido Ángel Gabriel, como sabrás, es la Tina la que dio origen al Mar. Por eso decidí que el Mar fuera su hijo, y, como me gusta hacer bromas con los míos, no podía dejar de dotar a una de mis criaturas con aquel nombre. No se lo vayas a contar a nadie: Tina es la mamá del Mar, pero también tiene una nieta.

martes, enero 12, 2016

IV antología Tinta, palabra y papel

Nuevo año, nuevo libro. Una vez más fui publicado en una selección de escritores literarios a nivel continente, esta vez, participando con dos cuentos y tres poemas de mi autoría.
La antología se titula Tinta, palabra y papel y es la cuarta edición llevada a cabo por la Editorial La Hora del Cuento, Bialet Massé, provincia de Córdoba.
Muchas gracias al Dr. Roberto Fernández por el aviso, a Miguel Aguilera por la coordinación y a la Presidenta Selene Lorenzini por incluirme nuevamente en el grupo. Muchas gracias también a la gente de Correo Argentino por hacérmelo llegar.
En breve los escritos. Los dejo con la portada del tomo.