domingo, junio 08, 2014

Fue de la Luz plateada

El amor de toda mi vida estuvo en el carnaval, y también deja siempre su marca una amiga de años. Sé que mi poema se contrapone con opinión de hace unos meses sobre el tema, pero, si es por ellas, siempre estoy abierto a otras opiniones.

Escuché los tamboriles del recuerdo cuando lo escribí. Se los dejo como un regalo, y sé que ella me mira desde aquel lugar del pasado y que tal vez vuelva al presente cuando menos me lo espere.

Luz plateada

El carnaval es en mí
como un eco de renuevo
partiendo del relieve de mis brazos.

Ella es la reina
bailando entre los rostros del recuerdo.

Flor encendida
su danza joven,
la niña mueve su cintura
a la luz del sol y de la luna.

Las flores mueren.
Tu piel renace.
¿Serás tú como sus hojas?

El pueblo te honra:
Su máscara se enciende sobre ti.

A la izquierda, Karen, mi amiga de aquellos tiempos y compañera de deporte.
A la derecha, la siempre entrañable Evelýn, quien también jugó al básquet
junto con nosotros entre 2008 y 2012.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Siempre son bienvenidos los comentarios.